Social Network

sábado, 7 de septiembre de 2019

La contradicción de las emisiones de CO2



En el artículo publicado en Climate Connections,  se plantea la interrogante sobre las emisiones de CO2, e indica que se estabilizaron entre 2014 y 2016. Pero el crecimiento anual de CO2 en la atmósfera aumentó más de un 50 por ciento por encima de las décadas pasadas. Esto lleva a una total contradicción que trata de develar en el análisis de las investigaciones pasadas y presentes sobre las mediciones de CO2.

Es en 2015, los que habitamos la tierra, unos 7.500 millones de nosotros, descargamos 36.000 millones de toneladas de dióxido de carbono en el aire desde muchos tubos de escape y chimeneas. Eso es aproximadamente la misma cantidad de gas que calienta el planeta emitió en 2014, y la cifra se mantuvo prácticamente sin cambios en 2016.

Después de un siglo de crecimiento exponencial en la masa de dióxido de carbono expulsado al aire, la nivelación de la producción sorprendió a muchos observadores. Se explica en parte por la sustitución generalizada de gas natural por carbón en la producción de electricidad y por el uso ampliado de la energía eólica y solar.

Aunque la cantidad de CO2 expulsado al aire se estabilizó en 2015, la cantidad acumulada en la atmósfera no disminuyó. Más bien, se disparó. De hecho, la concentración del gas aumentó ese año en 3 partes por millón (ppm), un 50 por ciento más que en el año anterior y el aumento anual promedio de las cuatro décadas anteriores. Los investigadores no habían observado un aumento tan grande desde que comenzaron las mediciones sistemáticas de CO2 en la atmósfera en 1958. La cantidad de CO2 en el aire probablemente no había aumentado tanto en un solo año desde al menos el final de la última edad hielo- hace 10,000 años.

El CO2 extra provenía de los bosques tropicales del mundo. A partir de finales de 2014 y con una duración de 19 meses, el fenómeno de El Niño más fuerte registrado en más de 50 años calentó y secó los trópicos, aumentando los incendios forestales, ralentizando el crecimiento de los árboles y acelerando la descomposición de la vegetación muerta, liberando miles de millones de toneladas adicionales de CO2 al aire. Los autores de ese artículo de 2017 también informaron una sorpresa: no todos los bosques tropicales reaccionaron ante El Niño de la misma manera, un hallazgo que dicen los coautores podría ayudar a mejorar los modelos climáticos.

Los bosques probablemente se recuperaron en 2017, y la tendencia de crecimiento de CO2 parece haber vuelto a su promedio a largo plazo. Pero el incidente puede anticipar un mecanismo preocupante que el cambio climático podría desencadenar permanentemente, dice Junjie Liu, autor principal del artículo y científico del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California. Muchos modelos climáticos proyectan que las condiciones cálidas y secas en los trópicos, como las de 2015 y principios de 2016, serán más comunes a finales de este siglo. Los resultados informados en su artículo sugieren que en el futuro, los trópicos "pueden liberar más carbono a la atmósfera o absorber menos", acelerando la acumulación de dióxido de carbono en la atmósfera y acelerando aún más el calentamiento.


Por cada cuatro toneladas de CO2 creadas en la combustión de combustibles fósiles, solo se acumulan dos toneladas en la atmósfera. Una tonelada se disuelve rápidamente en agua de mar y finalmente se hunde. Los bosques absorben una segunda tonelada, y los árboles transforman el gas por fotosíntesis en compuestos ricos en carbono como el azúcar y la celulosa, algunos de los cuales quedan secuestrados permanentemente en el suelo.

"La naturaleza nos ha hecho un favor fantástico", reduciendo a la mitad la cantidad de CO2 acumulado en la atmósfera, dice Scott Denning, de la Universidad Estatal de Colorado, un científico atmosférico que no participa en el estudio.

Es probable que esa absorción oceánica continúe sin obstáculos en las próximas décadas, dice Denning. El futuro de la absorción forestal es menos seguro. Los investigadores han intentado durante años pronosticar si el cambio climático dañará los bosques e interrumpirá este proceso crítico de secuestro de carbono.

Los bosques en regiones templadas y tropicales absorben dióxido de carbono y un cambio climático moderado. Pero muchos científicos del clima dicen que los bosques tropicales, incluso en las selvas del Amazonas, el Congo y el sudeste asiático, son los más propensos a experimentar una menor ingesta de carbono. Las consecuencias, si se alivian, serían graves. En un año promedio, los bosques tropicales primarios absorben casi 5 mil millones de toneladas de CO2, según las cifras publicadas en un estudio ampliamente citado. Algunas investigaciones sugieren que este sumidero de carbono absorbe cada vez menos, pero la evidencia es cuestionada. La gran escala y la pobre infraestructura de los bosques tropicales han obstaculizado los intentos de determinar cómo se comportan.



El artículo de Science de 2017 se basó en algunas de las primeras mediciones del espacio de dióxido de carbono atmosférico. Esa investigación casi no sucedió. El 24 de febrero de 2009, la NASA lanzó un cohete Taurus coronado por el Observatorio Orbital de Carbono (OCO), un satélite diseñado para medir con precisión la cantidad de CO2 sobre parches de la superficie de la Tierra tan pequeña como un kilómetro cuadrado en el área. El satélite debía volar sobre los polos en órbitas que cambiaban sistemáticamente, pasando sobre todo el planeta cada 16 días. Con una gran cantidad de cálculos numéricos, los investigadores habían planeado convertir el patrón de lecturas en mapas completos de las fuentes y sumideros de gas del mundo.

Pero el cohete no funcionó justo antes de empujar la nave espacial del tamaño de un refrigerador a la órbita, y el satélite cayó al Océano Índico. Uno de los 16 coautores del artículo de Science , David Schimel, un experto líder en el ciclo del carbono, la circulación de carbono entre la atmósfera y los depósitos en la Tierra, observó con horror la transmisión en vivo del lanzamiento de la NASA.

La NASA inmediatamente se comprometió a construir un reemplazo. Cinco años y medio después, a mediados de 2014, la agencia lanzó con éxito el gemelo del satélite, apodado OCO-2. Desde entonces, el orbitador ha dado vueltas alrededor de la Tierra unas 20,000 veces, haciendo cientos de millones de lecturas de CO2.

La cámara orbital especializada de OCO-2 ofrece a la comunidad científica una nueva herramienta poderosa. Investigaciones previas, dice Liu, habían tratado los bosques tropicales "como una caja, como una sola región". Pero ahora pueden mirar dentro de la caja cómo las diferentes selvas tropicales responden a las diferencias anuales en el clima.

Tres mecanismos juntos determinan el impacto de un bosque en el CO2 atmosférico. El crecimiento de los árboles absorbe el gas. Los otros dos, descomposición e incendios forestales, lo desprenden. Numéricamente, la cantidad neta de CO2 absorbida por un parche de tierra es igual a la cantidad absorbida por el crecimiento de los árboles menos la suma liberada por la descomposición y el fuego.


El equipo de investigación determinó el crecimiento de las plantas midiendo la cantidad de luz emitida en una longitud de onda específica emitida por las plantas que participan en la fotosíntesis. El equipo de OCO-2 no había sido diseñado para este trabajo, pero fortuitamente, los científicos pudieron convencerlo para que reuniera la información necesaria.

Los investigadores determinaron dónde los incendios habían liberado CO2 con los datos recopilados por el satélite Terra de la NASA, una nave espacial que había estado orbitando durante casi 20 años. También había sido diseñado para un propósito diferente: su detector de contaminación mide los niveles de monóxido de carbono cerca del suelo, un indicador sensible de fuego. Los científicos determinaron matemáticamente la descomposición de las plantas a partir de las otras mediciones.

Debido a que OCO-2 toma mediciones con una resolución espacial fina, los científicos discernieron que los bosques tropicales en América del Sur, África y Asia representaban aproximadamente un tercio del CO2 adicional agregado a la atmósfera. Más importante aún, aprendieron que los mecanismos que causaron este cambio variaban de un bosque a otro:

En la Amazonía, casi la totalidad de los 4 mil millones de toneladas adicionales de CO2 liberadas provenían del debilitado crecimiento de las plantas.

En Asia, los incendios liberaron la mitad del CO2 extra, probablemente de bosques de turberas degradados que habían sido drenados y desecados. 

Y en el Congo, donde, a diferencia de los bosques amazónicos y asiáticos, El Niño no impidió la lluvia, la mayor parte del CO2 extra liberado provenía del aumento de la descomposición de las plantas.

"Estudios anteriores sugirieron que un solo proceso dominante determinaba la variabilidad de un año a otro en el ciclo del carbono de la Tierra", dice Liu. "Eso no es compatible".

Scott Denning, del estado de Colorado, dice que esta conclusión está ayudando a los modeladores climáticos con la tarea crucial de pronosticar el comportamiento de los bosques tropicales en las próximas décadas. "Si no conseguimos los mecanismos correctos", dijo, "haremos las predicciones equivocadas".

Leer más...

miércoles, 4 de septiembre de 2019

El cerebro construye la realidad



La neurociencia de la realidad

El cerebro construye la realidad, y no hay dos cerebros exactamente iguales

En un artículo publicado en Scientific American aseveran que la realidad  que percibimos no es un reflejo directo del mundo objetivo externo. En cambio, es el producto de las predicciones del cerebro sobre las causas de las señales sensoriales entrantes. La propiedad de la realidad que acompaña nuestras percepciones puede servir para guiar nuestro comportamiento para que respondamos adecuadamente a las fuentes de las señales sensoriales.

Todos sabemos que nuestros sistemas perceptivos son fáciles de engañar. La popularidad de las ilusiones visuales es testimonio de este fenómeno. Las cosas parecen ser de una manera, y se revela que son de otra: dos líneas parecen tener diferentes longitudes, pero cuando se miden son exactamente las mismas; vemos movimiento en una imagen que sabemos que está quieta. La historia que generalmente se cuenta sobre las ilusiones es que explotan las peculiaridades en los circuitos de la percepción, de modo que lo que percibimos se desvía de lo que está allí. Implícito en esta historia, sin embargo, está la suposición de que un sistema perceptivo que funcione correctamente le dará a nuestra conciencia las cosas exactamente como son.


La verdad más profunda es que la percepción nunca es una ventana directa a una realidad objetiva. Todas nuestras percepciones son construcciones activas, mejores conjeturas basadas en el cerebro sobre la naturaleza de un mundo que siempre está oculto detrás de un velo sensorial. Las ilusiones visuales son fracturas en Matrix, vislumbres fugaces de esta verdad más profunda.

Sin embargo, hemos sabido desde Isaac Newton que los colores no existen en el mundo. En cambio, son cocinados por el cerebro a partir de mezclas de diferentes longitudes de onda de radiación electromagnética incolora. Los colores son un truco inteligente que la evolución ha dado para ayudar al cerebro a seguir las superficies bajo condiciones cambiantes de iluminación. Y nosotros, los humanos, solo podemos sentir una pequeña porción del espectro electromagnético completo, ubicado entre los bajos del infrarrojo y los altos del ultravioleta. Cada color que percibimos, cada parte de la totalidad de cada uno de nuestros mundos visuales, proviene de esta delgada parte de la realidad.

Solo saber esto es suficiente para decirnos que la experiencia perceptiva no puede ser una representación integral de un mundo objetivo externo. Es tanto menos que eso y más que eso. La realidad que experimentamos, la forma en que parecen las cosas, no es un reflejo directo de lo que realmente existe. Es una construcción inteligente del cerebro, para el cerebro. Y si mi cerebro es diferente de tu cerebro, mi realidad también puede ser diferente de la tuya.

EL CEREBRO PREDICTIVO.

El cerebro es una especie de máquina de predicción y de la percepción del mundo, y del yo dentro de él, es un proceso de predicción basada en el cerebro. sobre las causas de las señales sensoriales.

La idea central de la percepción predictiva es que el cerebro está tratando de descubrir qué hay en el mundo haciendo y actualizando continuamente las mejores conjeturas sobre las causas de sus entradas sensoriales. Forma estas mejores conjeturas al combinar expectativas previas o "creencias" sobre el mundo, junto con los datos sensoriales entrantes, de una manera que toma en cuenta cuán confiables son las señales sensoriales. Los científicos generalmente conciben este proceso como una forma de inferencia bayesiana, un marco que especifica cómo actualizar las creencias o las mejores conjeturas con nuevos datos cuando ambos están cargados de incertidumbre.


En las teorías de la percepción predictiva, el cerebro aproxima este tipo de inferencia bayesiana generando continuamente predicciones sobre señales sensoriales y comparando estas predicciones con las señales sensoriales que llegan a los ojos y los oídos (y la nariz y las yemas de los dedos, y todos los demás sensores sensoriales) superficies en el exterior y el interior del cuerpo. Las diferencias entre las señales sensoriales predichas y las reales dan lugar a los llamados errores de predicción, que el cerebro utiliza para actualizar sus predicciones, preparándolo para la próxima ronda de entradas sensoriales. Al esforzarse por minimizar los errores de predicción sensorial en todas partes y todo el tiempo, el cerebro implementa inferencia bayesiana aproximada, y la mejor conjetura bayesiana resultante es lo que percibimos.

Para comprender cuán dramáticamente esta perspectiva cambia nuestras intuiciones sobre las bases neurológicas de la percepción, es útil pensar en términos de direcciones ascendentes y descendentes del flujo de señales en el cerebro. Si suponemos que la percepción es una ventana directa a una realidad externa, entonces es natural pensar que el contenido de la percepción es transmitido por señales de abajo hacia arriba, aquellas que fluyen desde las superficies sensoriales hacia adentro. Las señales de arriba hacia abajo pueden contextualizar o refinar lo que se percibe, pero nada más. Llame a esto la visión de "cómo parecen las cosas" porque parece que el mundo se nos revela directamente a través de nuestros sentidos.

El escenario de la máquina de predicción es muy diferente. Aquí el trabajo pesado de la percepción se realiza mediante las señales de arriba hacia abajo que transmiten predicciones perceptivas, y el flujo sensorial de abajo hacia arriba solo sirve para calibrar estas predicciones, manteniéndolas unidas, de alguna manera apropiada, a sus causas en el mundo. Desde este punto de vista, nuestras percepciones provienen de adentro hacia afuera tanto como, si no más, de afuera hacia adentro. En lugar de ser un registro pasivo de una realidad objetiva externa, la percepción emerge como un proceso de construcción activa: una alucinación controlada , como se ha dado a conocer.

¿Por qué la alucinación controlada? Las personas tienden a pensar en la alucinación como una especie de percepción falsa, en claro contraste con la percepción verídica, fiel a la realidad, normal. La vista de la máquina de predicción sugiere en cambio una continuidad entre la alucinación y la percepción normal. Ambos dependen de una interacción entre las predicciones de arriba hacia abajo, basadas en el cerebro y los datos sensoriales de abajo hacia arriba, pero durante las alucinaciones, las señales sensoriales ya no mantienen estas predicciones de arriba hacia abajo adecuadamente vinculadas a sus causas en el mundo. Lo que llamamos alucinación, entonces, es solo una forma de percepción incontrolada, así como la percepción normal es una forma controlada de alucinación.

Esta visión de la percepción no significa que nada sea real. Escribiendo en el siglo XVII, el filósofo inglés John Locke hizo una distinción influyente entre las cualidades "primarias" y "secundarias". Las cualidades primarias de un objeto, como la solidez y la ocupación del espacio, existen independientemente de un perceptor. Las cualidades secundarias, por el contrario, existen solo en relación con un perceptor: el color es un buen ejemplo. Esta distinción explica por qué concebir la percepción como una alucinación controlada no significa que esté bien saltar frente a un autobús. Este autobús tiene cualidades primarias de solidez y ocupación del espacio que existen independientemente de nuestra maquinaria perceptiva y que pueden causarnos lesiones. La forma en que se nos aparece el autobús es una alucinación controlada, no el autobús en sí.

LA PERCEPCIÓN DE LA REALIDAD

La idea básica es simple. Nuevamente pregrabamos algunas imágenes de video panorámicas, esta vez del interior de nuestro laboratorio de realidad virtual en lugar de una escena exterior del campus. Se invita a las personas que vienen al laboratorio a sentarse en un taburete en el centro de la habitación y ponerse un auricular VR que tiene una cámara conectada al frente. Se les anima a mirar alrededor de la habitación y ver la habitación tal como es, a través de la cámara. Pero en algún momento, sin decirles, cambiamos la alimentación para que los auriculares ahora no muestren la escena del mundo real en vivo, sino el video panorámico pregrabado. La mayoría de las personas en esta situación continúan experimentando lo que ven como real a pesar de que ahora es una pregrabación falsa.


Este resultado me parece fascinante porque muestra que es posible que las personas experimenten un entorno irreal como algo completamente real. Esta demostración por sí sola abre nuevas fronteras para la investigación de realidad virtual: podemos probar los límites de lo que las personas experimentarán y creerán que es real. También nos permite investigar cómo experimentar cosas como reales puede afectar otros aspectos de la percepción. En este momento estamos realizando un experimento para descubrir si las personas son peores para detectar cambios inesperados en la sala cuando creen que lo que están experimentando es real. Si las cosas resultan de esta manera (el estudio está en curso), ese hallazgo respaldaría la idea de que la percepción de las cosas como reales en sí misma actúa como un previo de alto nivel que puede moldear sustancialmente nuestras mejores conjeturas perceptivas, afectando el contenido de lo que nosotros percibimos

LA REALIDAD DE LA REALIDAD

La idea de que el mundo de nuestra experiencia podría no ser real es un tropo perdurable de filosofía y ciencia ficción, así como de discusiones en pubs nocturnos. Neo en The Matrix toma la píldora roja, y Morpheus le muestra cómo lo que él pensó que era real es una simulación elaborada, mientras que el verdadero Neo yace en una granja de cuerpos humanos, una fuente de energía del cerebro en un tanque para una IA distópica. . El filósofo Nick Bostrom de la Universidad de Oxford ha argumentado, basándose en gran medida en estadísticas, que es probable que vivamos dentro de una simulación por computadora creada en una era posthumana. No estoy de acuerdo con este argumento porque supone que la conciencia puede ser simulada, no creo que sea una suposición segura, pero de todos modos es estimulante.

Aunque estos temas metafísicos gruesos son divertidos, probablemente sean imposibles de resolver. En cambio, lo que hemos estado explorando a lo largo de este artículo es la relación entre la apariencia y la realidad en nuestras percepciones conscientes, donde parte de esta apariencia es la apariencia de ser real.

La idea central aquí es que la percepción es un proceso de interpretación activa orientado hacia la interacción adaptativa con el mundo a través del cuerpo en lugar de una recreación del mundo dentro de la mente. El contenido de nuestros mundos perceptivos son alucinaciones controladas, mejores conjeturas basadas en el cerebro sobre las causas finalmente desconocidas de las señales sensoriales. Y para la mayoría de nosotros, la mayoría de las veces, estas alucinaciones controladas se experimentan como reales. Como me sugirió el rapero y comunicador científico canadiense Baba Brinkman, cuando estamos de acuerdo con nuestras alucinaciones, tal vez eso es lo que llamamos realidad.

Pero no siempre estamos de acuerdo, y no siempre experimentamos las cosas como reales. Las personas con afecciones psiquiátricas disociativas, como el síndrome de desrealización o despersonalización, informan que sus mundos perceptivos, incluso su propio ser, carecen de un sentido de la realidad. Algunas variedades de alucinaciones, varias alucinaciones psicodélicas entre ellas, combinan una sensación de irrealidad con viveza perceptiva, al igual que los sueños lúcidos. Las personas con sinestesia constantemente tienen experiencias sensoriales adicionales, como percibir colores al ver letras negras, que reconocen como no reales. Incluso con una percepción normal, si mira directamente al sol, experimentará la posterior imagen retiniana como no real. Hay muchas maneras en que experimentamos nuestras percepciones como no totalmente reales.

Lo que esto significa para mí es que la propiedad de la realidad que atiende a la mayoría de nuestras percepciones no debe darse por sentada. Es otro aspecto de la forma en que nuestro cerebro se asienta en sus mejores conjeturas bayesianas sobre sus causas sensoriales. Por lo tanto, uno podría preguntarse para qué sirve. Quizás la respuesta es que una mejor suposición perceptiva que incluye la propiedad de ser real suele ser más adecuada para el propósito, es decir, mejor capaz de guiar el comportamiento, que una que no lo hace. Nos comportaremos de manera más apropiada con respecto a una taza de café, un autobús que se aproxima o el estado mental de nuestro compañero cuando lo experimentemos como realmente existente.


Pero hay una compensación. Cuando experimentamos que las cosas son reales, somos menos capaces de apreciar que nuestros mundos perceptivos pueden diferir de los de los demás, incluso si estas diferencias comienzan siendo pequeñas, pueden afianzarse y reforzarse a medida que procedemos a recolectar información de manera diferente, seleccionando datos sensoriales que estén mejor alineados con nuestros modelos emergentes individuales del mundo y luego actualizando nuestros modelos perceptuales basados ​​en estos datos sesgados. Todos estamos familiarizados con este proceso desde las cámaras de eco de las redes sociales y los periódicos que elegimos leer. Sugiero que los mismos principios se apliquen también a un nivel más profundo, debajo de nuestras creencias sociopolíticas, hasta el tejido de nuestras realidades perceptivas. Incluso pueden aplicarse a nuestra percepción de ser un yo, la experiencia de ser yo o de ser usted, porque la experiencia de ser un yo es en sí misma una percepción.

Es por eso que comprender los mecanismos constructivos y creativos de percepción tiene una relevancia social inesperada. Quizás una vez que podamos apreciar mejor la diversidad de realidades experimentadas dispersas entre los miles de millones de cerebros perceptivos en este planeta, encontraremos nuevas plataformas sobre las cuales construir un entendimiento compartido y un futuro mejor, ya sea entre bandos en una guerra civil, seguidores de diferentes partidos políticos, o dos personas que comparten una casa y se enfrentan a lavar los platos.

Este artículo se publicó originalmente con el título "Nuestros universos internos" en Scientific American 321, 3, 40-47 (septiembre de 2019)



Leer más...

jueves, 29 de agosto de 2019

Epidemia del dolor de espalda


Según la revista New Scientist existe una epidemia en cuanto  al dolor de espalda se refiere, en el artículo señala que los tratamientos más populares para aliviar este dolor, por lo general empeoran el resultado en vez de mejorar el dolor.

Señala que 1 de cada 4 adultos padece el dolor de espalda, y la estadística va en aumento, cada vez personas más jóvenes adquieren este padecimiento, tanto para llamarle ya, epidemia.

Ya el año pasado, una serie de artículos en The Lancet revelaron el alcance del problema: el dolor de espalda es una de las principales causas de discapacidad en todo el mundo. Solo en los EE. UU. Cuesta $ 635 mil millones al año en facturas médicas y pérdida de productividad.

En The Lancet menciona:

"La discapacidad debido al dolor de espalda ha aumentado en más del 50% desde 1990. El dolor se está volviendo más frecuente en los países de bajos y medianos ingresos (LMIC) mucho más rápidamente que en los países de altos ingresos. La causa no siempre es clara, aparte de en personas con, por ejemplo, enfermedad maligna, malformaciones espinales o lesiones espinales. El tratamiento varía ampliamente en todo el mundo, desde el reposo en cama, principalmente en LMIC, hasta la cirugía y el uso de drogas peligrosas como los opioides, generalmente en países de altos ingresos".
Mientras que The World Health Organization (Organización Mundial de la Salud nos señala

El dolor lumbar es la principal causa de limitación de actividad y ausencia laboral gran parte del mundo, imponiendo una alta carga económica a individuos, familias, comunidades, industria y gobiernos. Se han realizado varios estudios en Europa evaluará el impacto social y económico del dolor lumbar. En el Reino Unido, el dolor lumbar se identificó como la causa más común de discapacidad en adultos jóvenes, con más de 100 millones de días de trabajo perdidos por año.

En Suecia, una encuesta sugirió que el dolor lumbar representaba un cuadruplicado del número de días de trabajo perdidos, reportando una perdida de 7 millones en 1980 a 28 millones en 1987. Sin embargo, los autores afirman que el la existencia de sistemas de compensación social en Suecia podría explicar algo este aumento. En los Estados Unidos, se estima que cada año se pierden 149 millones de días de trabajo debido al dolor lumbar, 6 con un costo total estimado de US $ 100 a 200 mil millones al año (de los cuales dos tercios se deben a salarios perdidos y menor productividad) .

La Organización Mundial de la Salud espera que los problemas de dolor de espalda aumenten constantemente en los próximos años y afecten a más personas en todo el mundo. Eso hace que sea especialmente preocupante que las personas que intentan ayudar estén empeorando el problema.

Sin embargo en ninguno de los organismos mencionados, señalan la solución, ni hay un factor en común para poder atacar el problema que tantas molestias puede llegar a darnos, o genera tantas pérdidas de dinero. Por la productividad.


Leer más...

sábado, 17 de diciembre de 2016

Grabar videos en directo con Twitter #GoLive ya es posible

Ya es disponible la mejora de Twitter para grabarse y compartir videos por Periscope. Entonces #GoLive ahora y a ver como va el nuevo sistema para la applicacion y poder usarlo a nivel personal o profesional para las empresas que quieren mejorar su visibilidad en Internet.

Leer más...

El fenomeno Super Mario Run ya disponible en descarga y donde descargarlo

El juego fenomeno de este invierno en el App Store, es el nuevo juego de Nintendo llamado Super Mario Run, disponible solo actualmente para los mobiles iOS. Pero es bueno comprarlo ya o esperar novedade ? Esa es una buena pregunta visto las estrellas en el App Store. Que van a ser tambien las evoluciones ? De momento pocas informaciones, todo lo que sabemos esta en este articulo.

Leer más...

Google Earth dispone de una app VR para la Realidad Virtual

A todo el mundo le gustaria volar, un poco como en el juego video de Eagle Flight en la Playstation 4. Pues aqui la gente va a poder volar pero no con un juego de consola, sino con Google Earth VR. Vais a poder descubrir el mundo de otra vista y no es como volar con el Google Earth de base como lo conociamos : support.google.com/earth/answer/148089 con unos trucos para tener un Flight Simulator al estilo del juego de Microsoft, con la posibilidad de elgir un SR22 o un F-16, pero esta vez es realmente poder movernos como querremos, ser libres de poder ir donde queremos en todo el mundo y en alta resolucion.

Leer más...

Steep, UBISOFT Annecy nos prepara la extension Alaska

Si buscan nieve para Navidad, es el juego que podria gustarle. Por el momento el equipo establecido en Annecy que gestiona el futuro juego para PS4, Xbox One y PC, después de haber recaudando los datos del final de semana de la beta de STEEP, ya mejoraron el juego, escucharon la gente y ya salio el juego de este invierno para hacer esquís, traje de alas, tabla de snowboard o parapente.

Leer más...