Social Network

jueves, 30 de mayo de 2013

Corazón Artificial todo un éxito en México

Hace unos días sorprendía la noticia sobre la  implantación de un corazón artificial en México, en el  Hospital de Cardiología del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el corazón artificial fue colocado en José Salvador Pérez Yáñez, cuya afección cardiomiopatía isquémica (disminución de irrigación sanguínea) le hizo ser e candidato idóneo para el implante.

El éxito viene después de seis meses de la operación donde se coloco el implante y que le ha dado toda la posibilidad de vivir muchos años más a José Salvador. En conferencia de prensa el director del Hospital de Cardiología del Centro Médico Nacional (CMN) Siglo XXI, Moisés Calderón, el especialista destacó que el implante del dispositivo de asistencia ventricular (corazón artificial) consiste en una operación altamente especializada que duró alrededor de cuatro horas y requirió la participación de unos 30 especialistas.

Este implante recuerda al implantado hace unos meses a Sergio Ortiz. Para esta operación se dice ha sido necesaria la participación de un equipo multidisciplinario conformado por anestesiólogos, técnicos del sistema ventricular, enfermeras, cirujanos, intensivistas y cardiólogos.

 El dispositivo de asistencia ventricular consta de un saco de silicón con válvulas que hacen que el flujo sanguíneo sea unidireccional; se encuentra inmerso en una cápsula que está controlada con una computadora que le inyecta aire a determina presión y frecuencia y, por tratarse de una bomba de flujo pulsátil, puede llegar a bombear más de seis o siete litros de sangre por minuto. El promedio en un corazón adulto sano es de cuatro litros.

Corazón Artificial implantado en Italia

 El dispositivo se puede colocar en uno o en los dos ventrículos (cavidad de la parte inferior del corazón que recibe la sangre procedente de las aurículas y la impulsa hacia las arterias), cuenta con un soporte ventricular que va conectado a una consola que consta de dos módulos desmontables para mejorar la movilidad del paciente. El paciente José Salvador Pérez Yáñez ha dicho que se ha incorporado a su vida normal, puede viajar en avión y sus nietos lo llaman “Iron Man”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada