Social Network

martes, 7 de abril de 2015

Doodle a Gabriela Mistral en Google


Es el 126 aniversario del nacimiento de Gabriela Mistral, la chilena de las letras. Últimamente Google nos ha sorpendido con el recordatorio de Doodles dedicadas a dos mujeres de las letras, Gabriela Mistral el día de hoy y ayer mismo a Leonora Carrington, escritora y pintora británica radicada en México.

En las letras del buscador Google puede leerse:

"Dame la mano y danzaremos
Dame la mano y me amarás..."

Gabriela Mistral nació un 7 de abril de 1889 con el nombre de Lucila de María del Perpetuo Socorro Godoy Alcayaga, escritora principalmente, ganadora del premio nobel en 1945, también fue diplomática, profesora y apuntan a decir que también feminista. Ya desde 1914 obtuvo premios por su manera de escribir al obtener el primer premio del concurso de literatura de los Juegos Florales organizados en su país Chile, por los Sonetos de la muerte.




El nombre de Gabriela Mistral es el seudónimo utilizado por ella en homenaje a sus dos poetas favoritos el italiano Gabriele D'Annunzio y el francés Frédéric Mistral. A pesar de no haber estudiado para maestra, ejercio la profesión hasta convalidar sus conocimientos en 1910 en la Escuela Normal y poder así ejercer esta profesión que le llevo a grandes satisfacciones y a viajar por diferentes países, para después derivar en puestos diplomáticos.

Ya en 1953 Gabriela Mistral fue nombrada cónsul en Nueva York. Mistral padecía diabetes y problemas al corazón. Muere de cáncer de páncreas el 10 enero de 1957 en el  Hospital de Hempstead, Nueva York, a la edad de 67 años. En su país natal, Chile, le han puesto una imagen a uno de los billetes, por lo que es muy representativa y respetada de su país y del mundo.


Entre sus principales  premios obtenidos se tienen:


  • Premio Nobel de Literatura 1945
  • Doctor honoris causa por el Mills College of Oakland, California (1947)
  • Premio Nacional de Literatura de Chile 1951


(Texto completo)

Dame la mano
Gabriela Mistral

Dame la mano y danzaremos; 
dame la mano y me amarás. 
Como una sola flor seremos, 
como una flor, y nada más... 

El mismo verso cantaremos, 
al mismo paso bailarás. 
Como una espiga ondularemos, 
como una espiga, y nada más. 

Te llamas Rosa y yo Esperanza; 
pero tu nombre olvidarás, 
porque seremos una danza 
en la colina y nada más...



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada